Definiciones

La conceptualización del conflicto es un punto de partida fundamental para abordar las tareas que corresponden a la ONDS. De acuerdo al DS-106-2012-PCM, que norma las funciones de la Oficina, ésta debe abordar la prevención, mediación y/o negociación de diferencias,  controversias y conflictos.

En la literatura sobre el tema, una diferencia puede entenderse conceptualmente como un conflicto de juicio u opinión (“conflicto cognitivo”), que ocurre cuando una de las partes considera que la(s) otra(s) ha(n) llegado a conclusiones equivocadas sobre hechos reales. Se trata fundamentalmente de una contraposición de opiniones.

Una controversia consiste en una oposición de intereses o posiciones acerca de un hecho, una acción o decisión. Un interés es un objetivo o meta que persigue un grupo social, en tanto una posición es la visión o representación que dicho grupo se ha forjado, ambas en torno a  un hecho, acción o decisión concreta.

En cuanto a la conceptualización del conflicto, la teoría y los estudios especializados abundan en definiciones de distinto tipo. Para los fines del trabajo en la Oficina, se adopta una definición operacional en los términos siguientes:

El Conflicto social: se entiende como un proceso social dinámico en el que dos o más partes interdependientes perciben que sus intereses se contraponen (metas incompatibles, escasez de recursos e interferencia de la otra parte para la consecución de sus metas u objetivos), adoptando acciones que pueden constituir una amenaza a la gobernabilidad y/o el orden público, y  para cuya resolución, se requiere la intervención del estado en calidad de mediador, negociador o garante de derechos.

Diferencia: Contraposición de opiniones.

Controversia: Posiciones o intereses encontrados sobre un hecho, acción o decisión en concreto.

Cuatro elementos merecen destacarse en la definición del conflicto: 1) la interdependencia entre los actores en conflicto, 2) la percepción de la existencia de una contraposición; 3) las potenciales consecuencias de su comportamiento sobre la gobernabilidad y el orden público y, 4) la intervención del Estado como mediador, negociador o garante de derechos.

El primer elemento expresa la existencia de relaciones sociales cercanas y de carácter estructural entre los actores que se contraponen; el segundo, se refiere a una dimensión subjetiva pero insoslayable por lo real de sus consecuencias, lo cual debe tenerse muy en cuenta en el tratamiento del conflicto; el tercero alude al impacto potencial o real de la conducta de los actores sobre el orden institucional del país, lo que sin duda es materia de atención por el Gobierno Nacional y; finalmente, el cuarto elemento precisa un criterio básico para la ONDS, relacionado con la participación del Estado con distintos roles en la búsqueda de soluciones.

Es posible establecer una secuencia que comienza en las diferencias y evolucionan hacia la controversia y, finalmente, el conflicto, aunque desde luego ese no es el camino que siguen todos los casos. Algunos pueden arreglarse en sus inicios, sin llegar a convertirse en conflictos; otros pueden no visibilizarse mucho y pasar casi inadvertidos en sus etapas iniciales. Para la ONDS, es esencial poder detectar las diferencias y controversias como parte de su trabajo de prevención.

prevencion

El gráfico es solo un indicativo de la manera en la que puede evolucionar un conflicto.

Comments are closed.

Informe Mensual

advertisement advertisement advertisement

Informe ONDS

documento